Skullcandy Crusher Wireless

Hemos tenido la oportunidad de testear a fondo, durante varias semanas, viajes, los cascos Skullcandy Crusher Wireless, estas son nuestras conclusiones.

Bluetooh, construcción y baterías
Uno se cosca rápidamente por qué esta marca, y concretamente este modelo (Crusher), triunfa tanto entre el usuario más joven. Es el más inquieto y el que más guerra suele dar a unos audífonos que tienen por norma convertirse en una extremidad más día y noche. A un precio no económico pero si razonable, se dará de bruces con un nuevo modelo donde aplaudimos con notable alto su diseño (incluso el material del que están hechos al tacto y la caja con cierre magnético para no hacerla polvo a las primeras de cambio), ligereza, manejabilidad (un acierto enorme la manera en la que se pliegan) y el aislamiento que ofrecen con el exterior. Este Skullcandy Crusher Wireless que por cierto, se dio a conocer por sorpresa en sus redes sociales, posee además algún plus con respecto a hermanos anteriores: la conectividad mediante Bluetooth, su confort gracias a la memory foam y una duración de las baterías de hasta 40 horas en pleno funcionamiento.

Por cierto, si el dispositivo detecta que ‘no está en uso’, se auto-apaga. Viene muy bien sobre todo cuando los dejas conectados al móvil, pero sin música reproduciéndose, en modo ‘descanso’ adornando el cuello y vas a la carrera en el Metro cambiando de estaciones y chocándote con todo bicho viviente. En esos momentos donde la atención la tienes en el entorno, va de perlas. A todo esto, a nosotros nos ha llegado a durar casi una semana sin tener que recargarlos de nuevo. Ya que estamos. Estará bien matizar que nos gusta disfrutarlos, igualmente, con su cableado auxiliar –universal, tanto para Android como Aple- el cual, aunque no es muy alargado, es plano, ligero y resistente como el resto de los auriculares. Incorpora además el micrófono. Por otro lado, es interesante apuntar que esas 40 horas marcadas por la propia marca, dependerán también, y bastante, del volumen y carga de bajos que te auto-infrinjas.

Bass You Can Feel
Ese es el slogan que veremos reza en la caja. Y no es ninguna mentira cochina, ya que de frecuencias graves va muy sobrado. Tanto que nos atreveríamos a decir que le sobra el deslizador del auricular izquierdo para aumentar o reducir la frecuencia de bajos. Nosotros los hemos mantenido al mínimo en todo momento, a excepción de alguna película de suspense –no todo va a ser música en esta vida- donde ese cosquilleo que facilita la experiencia de los bajos hápticos no viene nada mal. Los Skullcandy Crusher Wireless vienen con una tecnología de doble canal para este cometido. Por te llegas a hacer con ellos, no te asusten pues incluso sin nada sonando, notarás una vibración si los golpeas con los dedos. Es lo más que percibirás desde el exterior gracias a su ajuste y confección que te aísla de cualquier tumulto exterior.

Hemos probado con varios estilos de música y sin duda alguna como se disfrutan mejor es con géneros como el techno, electro, atmósferas analógicas y future beats. Bastante fascinados por cómo se diluye en ellos temas como el potente “Snook” de Lewis James o la profundidad humeante de Deepchord / Echospace. Muy inmersivo todo con la segunda experiencia. Si produces este tipo de música mientras vas de viaje (los DJ de culo inquieto que vuelan cada fin de semana saben bien de lo que hablo), no son mala opción para llevarlos contigo. Eso sí, siempre que cuando regreses al estudio lo recrees todo a conciencia. Muy posiblemente te habrás quedado corto en líneas de bajo, ya sabemos todos los porqués.  También destacar la buena sensación que dejan si los utilizas para zamparte un disco grabado en directo, o vinilos, si te va el downtempo y el trip hop, dales una chance.

Mientras a la izquierda tenemos el control de graves, a la derecha encontraremos el botón de apagado-encendido del Bluetooh, así como dos marcas (+ y -) que como te habrás presupuesto son para subir y bajar el volumen. Ojo, porque conectados al móvil también regula el tracklist, por lo que tontamente y accidentalmente igual cambias de canción. En este auricular izquierdo se encuentra también la ranura para conectar el USB. Gracias a ella y un cable que también se nos facilita en la caja, lograremos cargarlos siempre que sea necesario.

Experiencia Multimedia
Son en definitiva bastante recomendables tanto para escuchar música, como para tenerlos a pleno rendimiento viendo cine, series o jugando con la consola. Tus sensaciones “de estar ahí” te lo agradecerán, los vecinos de al lado también. Eso sí, como es de recibo no abuses nunca de cualquier cascos, modera las horas de uso.

Los Skullcandy Crusher Wireless ya están a la venta, bien on-line como en tiendas y superficies comerciales. Su precio oscila los 170€.



Los comentarios están cerrados.