JUSTIN MARTIN


JUSTIN MARTIN
(Entrevista publicada en Clubbingspain)

Este norteamericano parido en San Francisco lleva desde principios de la década pasada abriéndose camino con varios éxitos en la escena housera yanqui. Por citar algunos: The Sad PianoCicada o Mr Spock. Este último junto a su protegido Ardalan y del que hablaremos un poquitín más abajo. El sello que lo ampara desde 2005 no es otro que Dirtybird, el mismo donde también firma otro grandote de la zona, Claude VonStroke. Como sabéis tuve la oportunidad de entrevistarle en 2010 y he de decir que los dos tipos son de lo más amable. Perfectos para unas risas, unas caras y un par de cafés. Volvemos al hilo del principio. Justin Martin lleva una década editando singles y remixes pero no es hasta este 2012 que se atreve por fin con un primer álbum: Ghettos & Gardens. Su sonido por si aún no lo has catado es muy personal, sensorial, ecléctico pero casado constantemente con los bajos y lo urbano. “Melódico y duro” así de rápido lo describieron los periodistas de su tierra. Ya verás con que estilo aprendió a pinchar, y no es el house, ni el hip hop. Qué también le pirra por cierto. Ahora comprendo mucho más porque su reciente homenaje a Goldie con Kemistry

Al escuchar su música tengo la sensación que llevas toda la santa vida coleccionando y consumiendo todo tipo de estilos musicales.
Y no te equivocas en absoluto, así ha sido y así sigue siendo. No me gusta perder comba y me considero un enamorado de géneros que van desde el hip hop al rock clásico. Cuando me siento a componer procuro volcarme al máximo para dar lo mejor de mí haciendo hincapié en diluir las fronteras entre cualquier estilo existente con mi fuerte: la música electrónica.

Me sorprende lo del rock, en absoluto el hip hop, tus canciones manan sonido urbano por los cuatro costados.
No queda otra. He escuchado a un montón de hip hop desde una edad muy joven. Cuando era niño sentía un gran fanatismo por bandas como Run DMC, A Tribe Called Quest, De La Soul, y por supuesto, los Beastie Boys… Esto por nombrarte sólo algunos de los que me vienen a la mente. Aún hoy en día escucho muchísimo hip hop aunque sea también fundido con pop. La televisión que tengo en mi estudio está perpetuamente conectada al MTV Jams, un canal de vídeo donde emiten las 24 horas vídeos musicales con apenas publicidad. Ya lo ves, si bien el sonido lo tengo muteado, estoy en constante contacto con la cultura urbana.