IRREGULAR FEST…

IRREGULAR FEST (evento & crónica)

Había ganas, muchas ganas de por fin ver en concierto a prácticamente toda la artillería junta del sello Irregular (faltaron quizás Rusty Warriors para rematar la faena). Y el pasado 3 de diciembre fue el día perfecto. Una fecha ideal para dejar aparcadas las bolsas con las primeras compras navideñas y meternos en un horario perfecto (el primer directo comenzó puntualmente a las 20:45h) a disfrutar de tres admirables conciertos. Por este orden: BorealsLasers y The Suicide Of Western Culture.

De los primeros –curioso combo formado por dos gemelos de Montreal y un músico de la escena jazz mallorquina- se podría aseverar que son unos “yogurines” confesos pero con las ideas y un desparpajo sobre el escenario que mucho gafapasta con laptop quisiera para sí. Al nuevo y flamante nuevo fichaje del sello barcelonés le tocó abrir la tanda y calentar ambiente. Lo hicieron engordando cada uno de los singles del aclamado LP de nueve pistas llamado “Rome”. Eso sí, los tonos ambientales y de IDM se profanaron a base de post-rock y bastante retortijo shoegaze. Sus canciones volaron, al igual que el tiempo interpretándolas. Nos quedamos con ganas de más…

Rápidamente fue el turno del también trío Lasers. Era la hora y el momento de presentar su flamante primer álbum, “Juno”. Uno de esos discos que aún habiendo salido del horno hace ya días, apunta a alzarse entre lo mejor del panorama nacional del 2011 que se nos va esfumando. La música de Lasers pasma por sí sola. Es como si hubiese sido interpretada con vaselina y humo. Canciones con un trasfondo pop muy melódico y cósmico, y una electrónica que levanta cuando tiene que levantar, y se contrae cuando el momento requiere reflexión. Psicodelia intermitente que se posicionó bajo el telón del Music Hall (City Hall) con la misma entereza que lo hiciese hace no mucho en el Fórum durante el BAM. Canciones como “Solar System” o “Space Dust” nos hicieron pasar un buen rato y volar con capa como Superman. Perfecto para lo que aún se nos avecinaba.

[Leer crónica al completo en DensoMag]