French Fries

French Fries
(Entrevista publicada en Clubbingspain)

Me encanta toparme con chavales como este, apenas veinte tacos, joven pero lleno de ganas, de energías, de triunfar con la música –sus primeros escarceos como DJ de sala a los 14 años- pero siempre desde el respeto, los pasos firmes y las ideas muy claras desde bien temprano. Otro artista “empujado” por los buenos consejos de un padre. Valentino Canzani, al que mejor conoceréis por French Fries, pertenece a la nueva generación de artistas franceses que han entrado pegando fuerte. Destaca por su seriedad en los bajos y su fortaleza techno underground. Sus raíces, el Southern rap, el dubstep, el electro o techno Detroit o el Chicago house. Aunque todo lo mete en su freidora –nunca mejor dicho- personal y se lo lleva a un terreno a la altura de Benjamin Damage, Untold, Pearson Sound o por supuesto su inseparable amigo Bambounou. Ha editado en sellos como Dirtybird o YounGunZ Entertainment. Sin embargo, donde actualmente se deja los piños es produciendo y co-dirigiendo en su propia discográfica: ClekClekBoom. Conozcamos más de este “ghetto boy” y del París más actual aún por explorar.

Si eres tan amable Valentino, ¿nos cuentas un poco sobre tus orígenes y primeros contactos con la música?
Mis padres son ambos uruguayos. Yo sin embargo nací en París, llegué a estar mis dos añitos en Uruguay, pero sólo eso, poco después y desde entonces he vivido en la capital francesa. Mi padre es ingeniero de sonido, también músico, así que imagino que estaba predestinado desde que nací a desenvolverme en este ambiente que es la música. Mientras crecí me zampaba los discos de artistas como Prince, James Brown o Fela Kuti. Mi padre, de nuevo, me solía dar siempre discos de vinilo cuando tan solo era un crío, yo por supuesto los aceptaba y me pasaba todo el santo día escuchándolos.No has pensado nunca no sé, probar suerte también en otro sitio como Londres o Berlín ¿qué imán sino tiene para ti la capital francesa?
Desde que las emisoras de radio comenzaron a poner mis temas, desde ese mismo instante he tenido contrataciones para pinchar y hacer giras por todo el mundo como jamás antes. He de reconocer a nivel personal que París es una ciudad a la que considero algo muy especial, y encima es hermosa. La escena de baile es muy variopinta pero sin embargo todos los bandos se conocen. No paran de suceder movidas. También te topas con multitud de buenas discográficas y estupendas fiestas. Al menos ahora lo veo así. La cultura de club aquí es sumamente importante.

Clubbingspain