Entrevista a Scuba

SCUBA
Polinizando a orillas del Spree

Los doctos del dubstep estarían un pelín despistados si únicamente tuviesen ojos (y orejas) para nombres (ahora ya) tan machacados como Burial ¡Fatal error, oh señor! En el trepidante cosmos que son los bajos estomacales, los beats XXL y las atmósferas de tabacalera no se puede dejar escapar a un tipo como el londinense Scuba, apilador de vinilos de techno y jungle, patrono de Hotflush, causante de bañar Berlín con sus pasos oscuros… Muy pronto, el 1 de mayo, comprobaremos en primera persona su ensalada rítmica, estará tocando en la cuarta edición del LEV. Ahora, desnudemos sus palabras.

Hace poco he leído: “Scuba es sin duda uno de los personajes de la escena dubstep más en forma” ¿Cómo te ejercitas? (risas) Bueno, además de capitanear Hotflush, sello con el que no paro desde 2003 y con el que ahora lanzo mi segundo largo ‘Triangulation’, estoy recolocado en Berlín, donde junto a compañeros como Shackleton o Jamie (Vex’d) intentamos reinventar su noche con nuestras sonadas fiestas…

¿Qué tal os ha recibido la popularmente conocida como capital europea del techno? Lo cierto es que allá por el 2007 andaba bastante aburrido de la escena británica, necesitaba algo diferente. Ya había tocado varias veces en Berlín, ciudad que me gusta por su ambiente y por ser un lugar clave para todo lo artístico, sencillamente me pareció obvio venirme aquí.

Quizás esté un poco (bastante) masificada ¿no crees?… Cierto, la comunidad electrónica gira en torno al house o el techno, en detrimento de todo lo demás… Por lo que a mí respecta estoy disfrutando mucho, hay tantísimos DJ’s y promotores haciendo lo mismo, que éste londinense obseso del jungle/garage/hardcore se ha convertido en una especie de aire fresco para la ciudad.

Háblanos de ese genuino invento en las noches berlinesas denominado SUB:STANCE… Asombrosamente desde la primera fiesta ha sido todo un éxito tremendo. El hilo conductor son los “bajos”, es verdad que hemos querido representar la escena dubstep, pero sin ataduras… Un punto de encuentro donde el público pueda escuchar múltiples estilos, muy distintos a los que se suelen programar en los grandes clubes. Claro que artistas como Kode9, Martyn o Mala suelen pinchar en mega salas, lo que si es raro es conseguir una noche entera dedicada a este tipo de “polinización cruzada musical”. Esto dice mucho de los que dirigen un clásico como el Berghain, predispuestos desde el primer momento.

No lo dudamos, y uno de los primeros frutos ya está en la calle, el primer set encorsetado recopilado por ti mismo: ‘SUB:STANCE’ (Ostgut Ton) ¿Es fiel el tracklist a lo que pinchas allí? Si, es bastante similar, es justo lo que procuraba plasmar en el disco, no me resultó nada difícil escoger temas, juntarlos y construir este mix, la mayoría ya los tenía bien empapados…

¿Podríamos estar asistiendo a un momento cumbre de reformas en el dubstep? Cosas interesantes han habido todo el tiempo, es sólo que el dubstep ha sido asumido por el conjunto en medida que mucha gente piensa que eso es todo lo que hay. Sin embargo si te tomas tu tiempo existe aún un montón de buena música por descubrir. Te recuerdo que al principio y durante años, todo el material que compraba era techno, luego mi colección se amplió con jungle, house… Escuchando mi nuevo álbum se deduce que por mi parte no he parado de experimentar con diversos estilos. Otra de las cosas más importantes al hacer música es ser espontáneo en el estudio.

¿Cómo te afectaría si este género se convirtiese de repente en un fenómeno de masas más que en un respetable movimiento underground? Ciertamente no me encuentro descontento con el éxito, no hay inconveniente en que la buena música se libere… El problema comenzaría cuando la gente cambiase el sonido que han estado haciendo por una intentona de alcanzar más notoriedad. Es ahí cuando las cosas empezarían a oler mal.

O sea Paul, que nos queda cuerda para seguir escalando un buen rato… Totalmente, sólo tienes que escuchar la música que están sacando gente como Untold, Ramadanman, Joy Orbison… Por nombrarte algunos. Claro que hay también un montón de dubstep malote ¿en qué otro género no sucede? Es cuestión de buscar y encontrar sólo lo bueno.

La honestidad riñe con la fama, crear música con hacer dinero… ¿Hasta qué punto se puede sobrevivir sin prostituir la música? El dinero nunca debería de ser la meta principal. Eso sí, si se pueden lograr ambas cosas cojonudo. Si sólo te vuelcas en sacar pasta… Muchísima gente lo hace y el resultado es horrible.

¿Qué es lo próximo que se está cocinando en los fogones de Hotflush? A colación con lo tratado hasta ahora, el sello en los dos últimos años ha entrado en una etapa donde estamos lanzando música que abarca estilos muy diferentes… Pero siempre fieles e íntegros a nuestra identidad, precisamente este es nuestro objetivo desde el principio. De lo que está por llegar, me muero por escuchar el primer álbum de Mount Kimbie, caerá por junio.

Bruno Garca para la revista GO!Magazine
http://www.go-mag.com/es/