Entrevista a Bass Clef

A la de una, a la de dos, y a la de Bass Clef. Ha sido complicado encontrar un hueco en la atareada vida de este artista que sube como la espuma en la orbe del dubstep. Ralf, su verdadero nombre, es uno de esos seres criados en los brazos de una formación musical clásica. De ahí nace su nombre artístico. Londres es su base. Desde allí nos dispara una singular amalgama de bajos, ritmos dimensionales y un sin fin de instrumentos analógicos o de granja, como ese peculiar cencerro que usa en los directos. En España has podido verlo tocar por partida doble en Festivales como Sónar. Fuera de ésta ha intervenido en macro eventos como The Big Chill o Wattfest. Él, su trombón, esa cara de buen tipo y las ganas de seguir haciendo historia en el interesante mundillo del dubstep con pelotazos como Cannot Be Straightened, no han hecho más que empezar. Toc Toc… llaman a la puerta, ¿quién es? Bass Clef.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en la música, profesionalmente hablando? ¿Cuándo decidiste adoptar como nombre artístico ‘Bass Clef’? 
Tenía una banda llamada ‘rlf’ cuando vivía en Bristol. Éramos cinco descontrolados tocando instrumentos de metal. Después, cuando me mudé a Londres hace unos cinco años, empecé a tocar por mi cuenta. La música era más desnuda, me di cuenta que necesitaba un nuevo nombre… Así nació Bass Clef. Posiblemente no es el mejor nombre del mundo, pero por lo menos contiene la palabra “bajo” (risas), lo cual es suficientemente descriptivo, pienso.La mayoría de nuestros lectores son adictos al techno, house o música más evidente de club… Por favor, ¿podrías hacernos una introducción convincente al dubstep? 
Posiblemente no sea yo la persona más cualificada para describirlo. Sí te digo que en los dos últimos años se ha convertido en un estilo mucho más definido, a la vez mas abierto, con más posibilidades de creación y expresión. Los elementos esenciales son generalmente un bpm a 140, con bajos y sub bajos muy prominentes. Texturas dub o atmosféricas unas veces, otras es la herencia del 2step (UK garage) lo que predomina en el “swing” rítmico.